La pantalla en la calle: convergencia y coincidencias agónicas entre el graffiti y los objetos de los nuevos medios audiovisuales

Artnodes. REVISTA DE ARTE, CIENCIA Y TECNOLOGÍA

N.º 7 (2007)
Este artículo estudia cómo el graffiti converge con las prácticas culturales de la sociedad de la información. Las firmas ilegibles, complejas, tipografías diseñadas, conocidas por los artistas del graffiti como tags, son códigos visuales globales. Los artistas del graffiti han incorporado modos de producción y operaciones propias del imaginario de Internet. Además, están creando objetos culturales que responden a los principios de los objetos de los nuevos medios según los discute Lev Manovich. Trabajando las nociones de lo agónico y desarrollando el concepto digitalia, el ensayo analiza cómo se representan las prácticas en y fuera de la red. Los estencils, murales y la mayoría de las formas artísticas del graffiti presentan una posibilidad para entender la estética de la cultura de la información meticulosamente desarrollada por Manovich. El graffiti coincide y está dentro de los nuevos medios digitales de forma inconsciente y agónica. El graffiti organiza el espacio y convierte la información y estructura de la pared en una experiencia para el transeúnte-internauta.

Enlace al artículo (traducción del inglés al espaπol): http://www.uoc.edu/artnodes/7/dt/esp/quintero.pdf

The Screen on the Street: Convergence and Agonic Coincidences between Graffiti and New Media Objects

This article examines how graffiti converges with the information society cultural practices. The unreadable, complex, designed typographies known to graffiti writers as tags are global visual codes. Graffiti artists are incorporating modes of production, and performing operations, distinctive to Internet’s imaginary. They are creating cultural objects convergent with Lev Manovich’s new media objects principles. Using the notions of the agonic and of digitalia, the essay analyses how this movement between online and offline practices is enacted. Through graffiti, information is aestheticized. Stencils, murals, and most of today’s graffiti art forms can be seen as portraying the information culture aesthetics meticulously developed by Manovich. Graffiti inhabits digital media in an unconscious and agonic manner. In turn, it organizes space and turns street wall data and structure into a flâneur-user experience.

Link to article (original version in english): http://www.uoc.edu/artnodes/7/dt/eng/quintero.pdf

ISSN 1695-5951

~ por cáscara en Jueves, 17 abril 2008.

3 comentarios to “La pantalla en la calle: convergencia y coincidencias agónicas entre el graffiti y los objetos de los nuevos medios audiovisuales”

  1. http://www.noanoastudio.info/profeto/

  2. El artículo es interesante pero muy oscuro. Un lenguaje más accesible facilita la lectura. Creo no obstante que trata de aunar conceptos de manera forzada. Es cierto que los escritores usamos la web para difundir nuestra obra (sobre todo en Fotolog), pero no creo que la web influya en su creación.
    De influir, no lo hace más que en el resto de las disciplinas culturales.
    Tienes razón cuando dices que muchos escritores son artistas digitales,y en este sentido,han sabido incorporar la plástica del graffiti en las nuevas tendencias del diseño (gran destructor de lenguajes).
    Hay además una reciprocidad entre diseño y graffiti, porque algunas de las creaciones que hoy se pueden ver en la calle responden a los rasgos estilísticos que aportan los programas de diseño, como creo que ya indicas.
    Has de tener en cuanta, sin embargo, que la mayor parte del graffiti está realizada por gente muy joven que desconoce este tipo de herramientas y que por tanto no avalan estas tesis. El adolescente que toma un rotulador y ‘echa’ un tag no lo hace como el producto de la sociedad de la información. Por esto te digo que fuerzas los significados.
    Te invito a que leas un post sobre un problema del graffiti que se está dando actualmente en las calles de Madrid.

    http://camisablancademiesperanza.wordpress.com/2008/07/24/graffiti-fuencarral/

    Felicidades, en cualquier caso, por escribir sobre el graffiti. Toma una firma

    sue975

  3. Esta es una forma de presentar lo malo como bueno, Trasgresión, ilegalidad, invasión, bombardeo, tags son delitos, se hacen a costa de los demás y utilizan la propiedad privada que no les pertenece para realizar sus pintas.
    La autora llega al colmo de su apreciación del grafiti al referirse de esta forma:
    Las tradiciones del grafiti de anonimato, libertad de expresión, trasgresión del espacio público, creatividad colectiva e innovación son valores que también se encuentran en el libro de Pekka Himanen La ética del hacker. La creatividad y la actitud entusiasta de los hackers «se encuentran también en otras esferas de la vida –entre artistas, artesanos y los “profesionales de la información”, desde gestores e ingenieros hasta trabajadores y diseñadores de medios, por ejemplo» (Himanen, 2002: 7). El grafitero, como el hacker, cree en el conoci¬miento colectivo y es partidario del acceso público a la información. Ambos buscan transgredir las formas de cultura institucionalizadas. Sin embargo, Dan Witz, un artista de grafiti de Nueva York de la vieja escuela.
    Trasgresión del espacio público no es un valor, pintar y llenar de símbolos el muro de mi casa, de la casa de mi vecino o de la plaza pública en la esquina no es un valor, es un delito.
    La autora exagera al analizar las convergencias del grafiti con internet y otros medios, el hecho de que los grafiteros utilicen Internet para exponer, publicar o en algunos casos únicamente colocar en la red sus obras no es una convergencia paralela ni el internet es un medio que se caracterice por hacer este trabajo, el Internet llega mucho más lejos, su alcance es a todos los campos del conocimiento, la información, publicidad y entretenimiento, el uso del internet por estos pseudoartistas es igual que el que utiliza un matemático o el que vende casas, simplemente publica lo que quiere que otros vean, en este caso si lo hace cumpliendo con las normas de este medio lo hará legalmente.
    «Los artistas callejeros son hackers e inventores por naturaleza. Modelan indicadores, elaboran su propia tinta y burlan sofisticados sistemas de seguridad», dice Powderly. «Graffiti Research Lab es sólo una extensión de esa tradición».
    El grafitero y el hacker: la convergencia política y cultural entre la filosofía de Internet y la del grafiti
    La ética del hacker. La creatividad y la actitud entusiasta de los hackers «se encuentran también en otras esferas de la vida.
    La autora tiene muy equivocados sus valores, al referirse de esta manera de la ética de los hackers, compararlos con los grafiteros y presentarlos de esta elegante manera.
    Es triste que analicemos a los grafiteros y a los hackers en el marco de la cultura, sin embargo es cierto, la cultura es la forma en la que hacemos las cosas. Las diferencias entre la forma de hacer las cosas entre diferentes grupos humanos genera los rasgos culturales. El grafiti es una forma de hacer las cosas que llega a nuestras ciudades por la globalización, no es un rasgo cultural de nuestra cultura local, es una actividad que debemos prohibir y acabar en Puebla para encauzar el desarrollo cultural de esta ciudad en el marco de los valores y la legalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: