El remedio de la miel


Los fines de semana me da con los remedios del cuerpo y el alma. Pero ahí vamos. Dicen por ahí que la miel tiene su magia, no lo dicen, es que la tiene. Consejitos…varios. Una cucharadita de miel antes de salir. La miel para los asuntos de la carne es recomendable de mil maneras, aquí me limitaré a los “mágicos.” Como por ejemplo, si llevas un par de días amargad@, que no te huelen ni las azucenas, debes, tempranito en la mañana, antes de que desayunes tomarte una cucharadita de miel. En un baño de tina también brega. Hay que pensar en las santas que quieras cuando la sientas en tu paladar, eso sí, Ochún es la que más sabe de este asuntito dulce. Lo mismo da para una cosa como para otra. Hasta para el dolor de garganta con un poquito de limón y agua tibia, las famosas gárgaras con miel. Tal parece que nuestras bocas deben ingerirla mas allá de comerla.

~ por cáscara en Viernes, 14 julio 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: